Principal

AL DIA con el especialista Manejo de la terapia oral e inyectada

Manejo de la terapia oral e inyectada



Los Antidiabéticos Orales (A.D.O) son  medicamentos para la diabetes que se ingieren en forma de pastillas; tienen como función principal controlar los niveles de azúcar en la sangre a través de diversos mecanismos, el profesional de la salud prescribe el más adecuado según el estado clínico del paciente.


Los objetivos son:
 
·         Optimizar el proceso de absorción de la glucosa en las células.
·         Evitar o retardar la presencia de complicaciones.
·         Mantener los niveles de glucosa dentro de los rangos normales.
 
Manejo de la Terapia Inyectada
 
La insulina es una hormona que se produce en el páncreas;  tiene como función  controlar los niveles de azúcar en la sangre.
 
Un déficit en la producción o en la acción de la insulina hace que el organismo no utilice adecuadamente el azúcar,  en estos casos, el paciente tiene diabetes. 
 
Una persona necesita inyectarse insulina cuando el organismo no produce insulina o es deficiente esa producción. Esta es una condición de estricta indicación médica, estado clínico del paciente y resultados de laboratorio. 
 
La insulina actualmente se administra con jeringas de insulina, lapiceros pre-llenados o bombas de infusión continua.  El paciente decide con el médico tratante  la mejor opción para suministrarla.
 
Tipos de Insulina:
 
Se clasifican según su tiempo de acción:
 
·         De acción lenta
·         De acción intermedia
·         De acción rápida
·         De acción ultra-rápida
·         Combinadas (las menos utilizadas)
 
Aplicación de la Insulina
 
La aplicación de la insulina es de forma subcutánea, es decir en el tejido graso,  donde hay poco flujo de sangre y la absorción es más lenta.  Se debe elegir un lugar libre de cicatrices, lunares, heridas, verrugas. Los sitios indicados son el abdomen, los brazos, las piernas, la cintura y las caderas. 
 
La insulina se puede colocar con una jeringa especial o con un dispensador en forma de lapicero llamado también pen (en inglés). Cualquiera que sea la forma de suministrarla es importante elegir el largo y grosor de la aguja, para la aplicación recomendamos las jeringas y agujas para pens de insulina GlucoQuick®.
 
Dependiendo del tipo de aguja utilizada y del estado nutricional del paciente se debe o no realizar un pliegue a la hora de inyectarse la insulina; por eso es muy importante contar con un Educador en Diabetes que le indique cómo es la forma correcta de aplicársela.
 
Las jeringas de insulina GlucoQuick® U-100 vienen  fabricadas  con diferentes capacidades de contenido: 30 unidades, 50 unidades y 100 unidades.  Las de 30 unidades tienen menor capacidad (0.3 ml), pero sus rayas divisorias son más grandes y  espaciadas, lo que permite una lectura más fácil al momento de medir la cantidad requerida, además mide las unidades de 1 en 1. 
 
Las de 50 unidades tienen una capacidad de 0.5 ml y miden las unidades de 1 en 1 y las de 100 unidades tienen mayor capacidad (1 cm o ml), pero sus rayas son pequeñas y van de 2 en 2 unidades.
 
Para envasar la insulina en las jeringas es necesario pinchar el frasco de insulina y extraer el líquido cada vez que se va a aplicar.
 
Las jeringas GlucoQuick® son desechables y deben descartarse después de su uso. Los dispensadores en forma de lapicero (pen) funcionan con cartuchos (cárpulas), en los que ya viene la insulina empacada (su capacidad es de 3ml para 300 unidades); por tanto, no hay que extraer el líquido de un frasco cada vez que se va a aplicar sino que se marca en el lapicero la cantidad deseada y se aplica. El cartucho se cambia solo cuando se acaba todo el contenido.
 
Para evitar dolor,  las agujas GlucoQuick® deben cambiarse después de cada uso. Las jeringas para la inyección de insulina y las agujas para pens GlucoQuick® se deben conservar en un sitio fresco y seco, con la tapa puesta. No se deben limpiar con alcohol, mucho menos hervir y la aguja no se debe tocar después de la aplicación.
 
Para desechar las agujas GlucoQuick® usadas siga  las siguientes  recomendaciones:
 
•          No arroje las jeringas en la basura con la aguja expuesta
•          Nunca deseche las jeringas o agujas en el baño
•          Trate de remover las agujas de la jeringa o utilice un contenedor
 
RECUERDE: realizar un estricto lavado de manos, antes de colocarse la insulina.
 
Conservación:
 
La insulina debe estar refrigerada en temperaturas de 2-8°C.  En caso de presentarse una salida o un viaje, se puede mantener la insulina fuera de la nevera a temperaturas inferiores a 28°C, durante máximo 28 días. Bajo ninguna circunstancia se debe utilizar una insulina con fecha vencida,  grumosa, cristalizada, que se haya congelado o que haya sido sometida directamente a fuentes de luz o de calor.
 
Por: MARTHA QUIJANO
Director de desarrollo de Nuevos Negocios
DIABETRICS-PROCAPS
 
CLAUDIA URUETA URUETA
Enfermera, Educadora en Diabetes
Coordinadora de Educación y Formación
DIABETRICS-PROCAPS

Este material no pretende sustituir el tratamiento o dictamen médico profesional; es desarrollado como apoyo educativo para entender aspectos básicos sobre la diabetes.