Principal

Beneficios del ejercicio en las personas con Diabetes



El ejercicio, ha sido considerado por décadas como la piedra angular del manejo de la diabetes, junto con los medicamentos y el plan de alimentación.


Un programa de entrenamiento regular tiene el potencial de proveer muchos beneficios para los diabéticos entre los que se encuentran los siguientes:
 
· Mejora en el control de la glicemia en sangre.  El ejercicio es una de las terapias principales para disminuir la glicemia gracias a su acción similar a la de la insulina.  El ejercicio intenso agudo puede cambiar favorablemente la glicemia y la resistencia a la insulina.
 
· Disminuye  la producción hepática de glucosa y aumenta el consumo por parte del músculo activo, todos estos efectos se sostienen entre 24-72 horas posteriores al periodo de ejercicio. 
 
· Disminuye la hemoglobina glicosilada.
 
· Mejora la sensibilidad a la insulina, reduciendo el requerimiento de los medicamentos y las cifras de
glicemia, al aumentar los receptores de insulina en el músculo.
 
·  Reducción en el porcentaje graso.  La pérdida de peso incrementa la sensibilidad a la insulina.
 
  • Beneficios cardiovasculares. A pesar de que el objetivo principal en los pacientes con DM es el control de la glicemia, las complicaciones crónicas de la enfermedad son debidas a eventos cardiovasculares. 
  • La actividad física disminuye el engrosamiento de las paredes del corazón y de los vasos sanguíneos.  Además el aumento de la resistencia cardiovascular, dada por el ejercicio constante, disminuye mucho más las muertes en la población con Diabetes, de lo que lo hace la sola disminución de la glicemia.
Recomendaciones para iniciar el ejercicio
 
Antes de iniciar su ejercicio debemos consultar al Médico para identificar las posibles complicaciones (cardiovasculares, neurológicas, renales y oftalmológicas) que pudieran en determinada situación limitar la práctica de actividad física.
 
Todo programa de ejercicios deberá comenzar con un calentamiento que constará de movimientos  articulares generalizados y estiramientos.
 
El colegio americano de medicina deportiva, ACSM (American College of Sports Medicine) recomienda realizar un ejercicio cardiovascular de moderada intensidad como caminar, montar en bicicleta, nadar ó bailar como mínimo 150 minutos a la semana repartidos de 3 a 5 veces por semana, no se recomienda superar más de 72h sin ejercitarse, pues se podrían perder algunos beneficios.
 
Además el ACSM sugiere realizar ejercicios de resistencia muscular debido a que en el músculo se encuentran receptores de insulina que al ser estimulados mejoran el funcionamiento de la misma y por lo tanto disminuyen los niveles de glicemia.
 
Estos ejercicios deben ser realizados con pocas resistencias pero con muchas repeticiones, utilizando pesos ligeros (mancuernas, bandas elásticas o máquinas). Para el inicio de este tipo de ejercicios se recomienda una valoración oftalmológica previa para evitar complicaciones como el desprendimiento de retina.
 
Cualquier hora es adecuada para la práctica de ejercicios, pero el realizarlo en la mañana tiene mayor impacto en la glicemia durante todo el día y tiene menos efectos hipoglicémicos post-ejercicio.
 
Se terminará la sesión de ejercicios con una disminución gradual de dicha actividad, nunca se suspenderá de manera abrupta, pues esto ocasionaría baja de la tensión arterial con síntomas como visón borrosa, frialdad, sudoración y sensación de desvanecimiento. Finalmente se procederá a realizar estiramientos.
 
Todo lo anterior debe ir acompañado de una buena hidratación, agua es suficiente.
 
Causas para no realizar ejercicio
 
Si su glicemia es mayor a 250 mg/dl o menor a 100 mg/dl no debemos ejercitarnos ese día y se recomienda consultar a su médico.

Doctor Ricardo Cabas García
Médico y Cirujano – Universidad del Norte
Especialista en acondicionamiento físico en salud – Universidad Libre
Maestría en Medicina Deportiva – Formación Universitaria Alcalá S.L. –España